WhatsApp: +5491126464994

Mantener una relación sana con los abuelos

Mantener una relación sana con los abuelos
  • Mantenga un nivel alto de comunicación y defina claramente los límites o los términos en cualquier aspecto de la vida que sea de importancia para usted. Por ejemplo: Si quiere que sus hijos sean vegetarianos hable claro con los abuelos para que no les den una salchicha o una hamburguesa “escondido”. Esto es válido para las chucherías y golosinas que pueden sustituirse por frutas o dulces más nutritivos. Si alguno de los abuelos fuma, háblele de los riesgos que implica para los niños y para él mismo. Al menos, delimite áreas de no fumadores (en la casa o en el carro) o que fume cerca de una ventana o fuera de la casa.
  • No abrume ni imponga responsabilidades que no les corresponden a los abuelos. Muchas veces ellos quieren ir al cine o dormir y descansar. Ser puntual para recoger a los pequeños es un compromiso tan importante como una reunión de trabajo. Si va a demorarse, al menos avise por teléfono.
  • Sea asertivo en calcular qué cantidad de esfuerzo y tiempo un abuelo puede y quiere dedicar a sus nietos sin que los pequeños se conviertan en una “carga”.
  • Comparta con los mayores los cambios y sus creencias con relación a la salud y la crianza de manera de mantener definidos aspectos claves como la administración de medicamentos o el tipo de reprimendas o premios que desea o no desea que reciban sus hijos.
  •  Coloque en un lugar visible cerca del teléfono los números importantes para emergencias: policía, bomberos, médicos y hospitales, servicios de ambulancias, etc. y añada los teléfonos y direcciones donde ubicarle si usted sale de la ciudad.
  • Ayude a los abuelos a identificar las situaciones de riesgo de la casa, como por ejemplo: ubicación de objetos cortantes, interruptores eléctricos, objetos pequeños y líquidos “tragables” por un pequeño curioso. La seguridad del hogar es fundamental para todos: mantenga un buen sistema de seguridad, alarmas de incendio, extintores, pasamanos en las escaleras, etc.
  • Recuerde sus cumpleaños y haga que los niños aprendan a expresar su cariño a los abuelos.
  • Visítelos por el gusto de estar con ellos y no sólo para que cuiden a sus hijos. Recuerde que el día de mañana usted será abuelo también.
  • Los abuelos no cobran por cuidar a los nietos pero cubra las necesidades económicas que implican la alimentación, boletos de cine, traslado o cualquier hecho que represente un gasto monetario extra del presupuesto de los abuelos. Déjelos cancelar lo que ellos deseen, sobre todo si insisten.
  • A veces, son los nietos los que tienen que cuidar de los abuelos. Imponer esto puede generar resentimientos. Influya para que los nietos acepten el cuidado de los abuelos como parte de una relación familiar responsable, sana y libre. Compartir con la familia los retos que implica cuidar de nuestros padres, en forma equilibrada y justa, es una forma humanitaria y amorosa que sin duda todos merecemos y deseamos.
Dr. Beltrán Lares Díaz
Médico Obstetra-Ginecólogo

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*