WhatsApp: +5491126464994

Las vitaminas en la etapa prenatal

Las vitaminas en la etapa prenatal

La mayoría de las mujeres pueden obtener de una dieta balanceada la cantidad de vitaminas, minerales y nutrientes necesarios durante el embarazo. Sin embargo, las demandas del organismo de algunos de los nutrientes, como el hierro, calcio y ácido fólico, hacen probable que algunas embarazadas necesiten ingerirlos en forma de suplementos vitamínicos prescritos por su médico.

Algunas mujeres presentan deficiencias de hierro antes de embarazarse, por la presencia de la menstruación. A veces utilizan antiácidos para curar la acidez estomacal o la indigestión, lo cual disminuye en forma importante la absorción de hierro por el intestino. Sin embargo, la ingesta de algunos antiácidos puede representar un aporte de calcio en la dieta.

Dieta vegetariana durante el embarazo

Una dieta vegetariana estricta (frugívora) puede carecer de un aporte suficiente de hierro que se agrava con la presencia de parásitos intestinales. El tanino, contenido en el té, afecta también la absorción del hierro y calcio, de modo que, en su lugar, deberían tomarse infusiones de otras hierbas. El fósforo existe en algunas bebidas suaves, y en las carnes rojas, lo que puede provocar disminución en la absorción del calcio. Algunos polémicos estudios concluyen que el tomar suplementos de calcio durante el embarazo podría estar relacionado con la prevención de la hipertensión inducida por el embarazo (preeclampsia) y una incidencia menor de partos prematuros.

¿Por qué el ácido fólico es necesario?

El ácido fólico (Vitamina B9) tiene importancia durante el embarazo. Algunos estudios sugieren que este nutriente puede prevenir la aparición de algunas malformaciones congénitas, especialmente los denominados Defectos del Tubo Neural (DTN), como son la espina bífida (cierre incompleto de la columna vertebral), el mielomeningocele y la anencefalia (desarrollo incompleto y anómalo del cráneo y del encéfalo).

De hecho, investigaciones en Estados Unidos y Europa demuestran que el usar suplementos vitamínicos ricos en ácido fólico, durante al menos 30 días antes de quedar embarazada, puede reducir el riesgo de tener un bebé con DTN. Se indica a la embarazada tomar en dosis diarias un comprimidos de 5 o 10 mg de ácido fólico. Puede ingerirse de los vegetales de hoja verde como espinacas, coles, acelgas; frutas cítricas como limones o naranjas; granos y  pan. También, la levadura de cerveza aporta altas cantidades de esta vitamina.

Si una mujer ya ha tenido un bebé con DTN, se recomienda tomar suplementos de ácido fólico antes y durante los primeros tres meses del embarazo. Se ha estudiado que el tomar dosis altas de ácido fólico reduce las recurrencias en un 70%. La diabetes no controlada y la epilepsia en la madre incrementan el riesgo de tener un bebé con DTN.

Componentes necesarios durante el embarazo

Los suplementos de vitaminas en el embarazo tienen su justificación en el hecho de que una mujer embarazada incrementa sus necesidades diarias en forma importante de ciertas vitaminas, las cuales, a veces, son difíciles de alcanzar solo con la dieta. Como nuestro cuerpo no puede almacenar todos los nutrientes, estos deben ser tomados diariamente. Las necesidades diarias de las vitaminas y minerales más importantes en el embarazo corresponden a:

  • Hierro (60 mg)
  • Ácido fólico (0,8 mg)
  • Calcio (1.200 mg)
  • Vitamina A (6.000 U.I)
  • Vitamina D (400 U.I).

Se sugiere que la embarazada tome sus vitaminas prenatales de acuerdo a la prescripción de su médico. Se ha determinado que dosis elevadas de las mismas pueden producir efectos colaterales (como estreñimiento, diarrea y acidez) o resultar tóxicas para el bebé (los excesos de vitaminas A y D pueden producir malformaciones congénitas), por lo tanto, se recomienda seguir correctamente las indicaciones del producto.

Dr. Beltrán Lares Díaz
Médico Gineco-Obstetra

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*