WhatsApp: +541126464994

Visión actual del parto (Parte II)

Visión actual del parto (Parte II)

Los tres aspectos revisados en el artículo “Visión actual del parto (Parte I)” han modelado la mirada que pretende la “humanización” del parto que hoy comparto con ustedes. Una visión colectiva y otra personal.

El nacimiento en la sociedad

La visión colectiva implica aspectos políticos, sociales, económicos y educativos que analizaremos a continuación.

Es necesario modificar la propuesta de “institucionalizar” los nacimientos y los esquemas de atención de partos normales en hospitales terciarios altamente tecnológicos y caros (públicos y privados). En nuestro país, y en muchos otros de Latinoamérica, con características similares, se abarrotan las maternidades con embarazos y partos de bajo riesgo que consumen recursos humanos y técnicos especializados en embarazos y partos de alto riesgo o complicados.

La creación y dotación de múltiples centros menos sofisticados (casas de partos, centros de nacimiento, ambulatorios…) a nivel de grupos pequeños de población adscritos y dependientes de un centro terciario, puede ser una opción. Una especie de descentralización del parto normal. Sería interesante evaluar y adaptar estrategias o programas de salud reproductiva como el holandés, donde las comadronas son un grupo de profesionales que atiende alrededor de 30% de todos los partos normales, casi todos domiciliarios.

Una mujer debería dar a luz en el lugar que ella se encuentre segura y en el nivel de asistencia más ‘simple’ posible, en el cual el manejo correcto esté asegurado”, expresa la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO, 1982). Los beneficios económicos de estas estrategias son evidentes.

Las políticas sanitarias podrían enfocarse en el entrenamiento, educación y formación de comadronas y médicos de familias que complementen la atención de partos normales en centros urbanos y rurales con límites específicos de sus espectros de acción y responsabilidad.

Los nacimientos en cifras

Es urgente la difusión y aplicación de las nuevas prácticas de atención del parto normal para detener el insólito y vergonzoso índice de cesáreas practicadas con impunidad y paradójica aceptación de mujeres y hombres afectados por una aberrante y común práctica obstétrica distorsionada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que 85% de los partos pueden ser normales, por lo que solo un 15% de los nacimientos deberían ocurrir por cesárea.

Educar desde los jardines de infancia hasta los postgrados universitarios es una prioridad del cambio para una nueva conciencia reproductiva.

Reflexionando sobre el nacimiento

Desde el punto de vista personal, el parto ha representado una emocionante transformación en mi vida, luchando y aprendiendo a manejar mis miedos, mi arrogancia y prepotencia. Ha planteado la confrontación y la crítica de mis “conocimientos” de este concepto que es algo más que eso.

Ha sido la expresión, consciente e inconsciente, de mi feminidad.

Ha permitido el encuentro conmigo mismo apoyado en el crecimiento personal. Ha significado la transformación y el desarrollo de una relación de pareja con Isabella, mi esposa, intensa y llena de amor.

Me ha dado la oportunidad de conocer la paternidad: con Antonio, mi hijo de crianza; con un parto acuático después de una cesárea, con mi sirenita Isadora; con un parto vaginal con peridural, con mi querido hijo Simoncito, sin vida por una circular del cordón y con un parto por cesárea electiva con la pequeña Lucía.

Hoy en día me siento partero…

Beltrán Lares Díaz
Médico Gineco-Obstetra

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*